Ay, el morbo

¡MIERDA! Eso es lo que suele captar nuestra atención en estas últimas semanas, y es que con tantas muertes, basura, escándalos… no resulta difícil sentirse abrumado. El café de las mañanas, por más azúcar que le echemos, se ha tornado amargo. Y es que, ¿Quién puede digerir este tipo de noticias tan temprano?

Es complicado determinar en qué momento se creó la costumbre de sacar fotografías y vídeos de cada situación de la que se pueda criticar. Claro, existen críticas positivas, pero todos sabemos que generalmente nos inclinamos por el lado contrario. Las redes sociales se han convertido en la nueva forma de ‘brechar’ a todo el mundo, porque incluso aquellos que no son activos en estos medios, se pueden ver afectados por sus desenlaces.

Hace una semana el tema de conversación era el policía al cual supuestamente se le safó un disparo y asesinó a un defensor de un limpia vidrios, y estoy segura de que muchos vimos ese vídeo. Esta semana es la clausura de una repostería por parte de una entidad gubernamental por supuesta obstrucción de inspección. Últimamente, todo parece ser hipotético de parte de las instituciones públicas…

Ehem, el punto es, es evidente que sin vídeo o no, estas noticias iban a ser tema de sobremesa en muchas casas, pues por su naturaleza son casos que llaman la atención. Pero ahora me pregunto yo… ¿Hay necesidad de difundir informaciones de las que no tenemos potestad, o peor aún, conocimiento?

No entiendo cómo una persona puede tener los _______ para grabar una situación de miseria para otra persona, familia, empresa… y difundirlo como si fuese poco. Es injusto como en cuestión de horas, la reputación por la que has trabajado incansablemente por años sea aplastada, porque una persona decidió sacar su celular y empezar a documentar lo que cree que sucedió. O peor aún, enterarse de la muerte de un familiar o conocido por imágenes del cuerpo que ya hayan pasado por los ojos de medio país.

Resulta y viene al caso que, aunque muchos no lo crean, el hecho de tener una cámara y acceso a internet no nos hace periodistas.

Ahora bien, también es complicado depositar nuestra confianza en los medios de nuestro país, pues cuando te das cuenta que vivimos en una sociedad en la que los programas de televisión graban a los cadáveres y a los familiares llorando por las muertes de sus seres queridos, entonces sabes que hay algo mal…

La solución está en concienciarnos nosotros mismos, de que este tipo de contenido solo agrega valores negativos a nuestro día a día, y de que está en nosotros decidir si seguir reenviándolo o dejarlo en visto.

Así es como yo lo veo… ¿Cómo lo ves tú?

 

 

4 comentarios sobre “Ay, el morbo

  1. “¿Hay necesidad de difundir informaciones de las que no tenemos potestad, o peor aún, conocimiento?” + “Resulta y viene al caso que, aunque muchos no lo crean, el hecho de tener una cámara y acceso a internet no nos hace periodistas.” Hablaste por mil años Mariela👏

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s