Envidia

envidia

En las redes sociales siempre encontramos imágenes y videos motivándonos a que tenemos que seguir nuestro camino sin compararnos con los demás, que nadie es igual que tú y construyes tu futuro a tu propio tiempo, a tu manera. Mentira.

Contrario a lo que siempre hemos escuchado de que no es saludable compararnos, yo considero que es totalmente necesario. Y no una vez cada 2 meses, sino todos los días.Tu pensarás, ¿Y para qué compararme con los otros, para sentirme mal, fracasado, inútil? Puede ser. Y también tienes que compararte con los que están peor que tú.

No hay que gozar de las situaciones difíciles de los demás, pero sí ser agradecidos. De que estamos vivos, de que tenemos una familia, la capacidad económica para estudiar, porque cada cierto tiempo viajas, porque tienes trabajo… y quizás no todo aplique a tu caso particular, pero estoy segura de que algo tienes de lo que puedes estar agradecido.

Ahora bien, también es bueno de vez en cuando sentir envidia, pero de esa que no te deja remordimientos, sino motivación. De esa envidia que te hace fajarte más para ser tan bueno como tu compañero de clases, o como tu mamá, o como tu artista preferido.

No importa de dónde venga tu envidia, lo importante es que lo conviertas en algo positivo, que te haga más competitivo, con aspiraciones que un día puedes estar seguro de que lograrás.

De hoy en adelante, vamos a compararnos más a menudo, que a veces hace falta aterrizar y poner los pies sobre la tierra.Así es como yo lo veo… ¿Cómo lo ves tú?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s