¡Gracias Irma!

¡Gracias Irma!Todos los jóvenes hemos escuchado a nuestros padres hablar sobre el increíble impacto que tuvo el huracán Georges en el ’98, de categoría 3, en el territorio dominicano. De cómo el país quedó devastado, dejando atrás unos 36 muertos, pérdidas millonarias en el sector eléctrico, plantaciones totalmente destrozadas y puentes derrumbados. Un total caos arropó a la República Dominicana luego del paso de este fenómeno natural.

De ahí en adelante, la palabra huracán quedó grabada en nuestras mentes como una amenaza de la que hay que protegerse, tomar medidas. Y como era de esperar, al enterarnos de que un huracán de categoría 5, llamado Irma, pisaría nuestra adorada isla el pasado jueves, no hicimos más que correr hacia los supermercados a abastecernos de agua y comida, llenar los tanques de gasolina, asegurar todas nuestras pertenencias y proteger nuestros hogares.

Y como hoy en día contamos con las redes sociales, fueron puestas en circulación imágenes, infografías y videos sobre las medidas a tomar ante un huracán, cómo ayudar a reducir los impactos del mismo, dónde refugiar a animales, reflexiones…

El pueblo dominicano se unió, e intentó hacer todo lo que tuvo a su alcance para protegerse. En mi opinión, fue admirable cómo todos pusimos nuestro granito de arena. Pero esto solo me deja con una gran conclusión: es increíble cómo todo lo que es construido por el ser humano puede ser destruido en segundos por la madre naturaleza.

La mayoría del territorio dominicano tuvo suerte, pues no fue tanto el impacto del huracán Irma como era de esperar. Pero, ¿Y si no hubiera sido así? ¿Y si nos pasaba como a Barbuda, en donde el 95% de las edificaciones fueron destruidas? ¿O como a Saint Marteen? ¿O como a Miami en estos momentos?

Para mi, esto fue un abrir de ojos. La madre naturaleza nos recuerda que no importa qué tanto tiempo y dinero inviertas para conseguir algo material, en fracción de segundos te lo puede arrebatar. Ya sea por un terremoto, tsunami, huracán… nunca se pueden predecir totalmente los daños que estos causarán.

¿Con quién pasaste el día del huracán? ¿A quiénes llamaste? ¿A quiénes tenías en mente?

Gracias Irma, por recordarnos el valor que tienen las personas que tanto queremos en nuestras vidas.

Hoy, no te quejes porque Irma no llegó donde estabas como lo estabas esperando. Agradécele que te reafirmó que cuando te vayas de este mundo, no serás recordado por todos los lujos que tenías, sino por las personas que formaron parte de tu vida.

Así es como yo lo veo… ¿cómo lo ves tú?

14 comentarios sobre “¡Gracias Irma!

  1. Que belleza de comentarios que bueno leer que además de todas las predicciones de que nuestro jóvenes no tienen conciencia Siempre hay uno que escribiendo este tipo de sentir jos reafirma HAY MUCHO MÁS AXUL QUE NUBES NEGRAS Y ES MUCHA MÁS LA LUZ QUE LA OSCURIDAD parafraseando a nuestro RAPHAEL
    mil Bendiciones Gracias por ser Luz
    Namaste

    Le gusta a 1 persona

  2. Marielita, me encantó tu artículo porque es demasiado cierto! Y también, en situaciones así es que uno se da cuenta quiénes son los amigos de verdad. Gracias por demostrarme que tu amistad es única y verdadera. So proud of you, TE AMO.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s